viernes, 25 de junio de 2010

Nueva Ave Colombiana y el Costo de la Prioridad

Bueno, acá va lo del tema aburrido y triste. Hace un tiempo salió a la luz un escándalo relacionado con los hijos del presidente Uribe y su participación en negocios en los que aparentemente se favorecieron obteniendo privilegios que difícilmente tendrían ciudadanos comunes y corrientes. En el debate que ese escándalo suscitó, me impresionó oir a un funcionario público, el Ministro de Hacienda de Colombia, defender el proceder ético de la familia Uribe en esos negocios afirmando que "la ética es la ley". Por supuestamente no haber hecho nada comprobadamente ilegal, la actuación de los Uribe no era criticable desde un punto de vista ético.

Yo, en cambio, creo que la ética es bastante más que lo que quiso implicar el Ministro y por eso quiero invitar a quienes leen este blog a que conozcan la historia que Gary Stiles y yo, editores de Ornitología Colombiana, hemos descrito en el editorial del nuevo número de la revista, publicado esta semana por la Asociación Colombiana de Ornitología. La otra cara de la historia la encontrarán en editorial de la revista de la Fundación ProAves que salió el mes pasado. Ustedes juzgarán.


Todo lo que se ha publicado sobre la nueva especie y que vale la pena leer por su interés científico lo encontrarán en el artículo de Diego Carantón y Katherine Certuche publicado en Ornitología Colombiana. Ellos seguramente no serán invitados a un evento de gala en la residencia de la Embajadora de Colombia en Washington para celebrar su descubrimiento y documentación de esta espectacular nueva especie. Sin embargo, sospecho que somos muchos los que creemos que con ellos se cometió una injusticia enorme y que la comunidad ornitológica colombiana recordará siempre este episodio y el proceder de los involucrados. Ojalá algo así no vuelva a suceder nunca. Muchas felicitaciones a Diego y Katherine por su descubrimiento.

Escribo esto desde un hotel de carretera en las montañas de Oregon camino al congreso
Evolution 2010. Promete estar muy bueno y escoger qué ver no se será fácil: habrá 12 sesiones de charlas simultáneas por cuatro días y van cerca de 1800 personas. Espero escribir acá sobre el evento pronto.

1 comentario:

Angela María dijo...

Ya era hora que se volviera un asunto divulgativo la indecencia e insensatez de ProAves. Aunque triste, esta oportunidad permite que biólogos (as) jóvenes se enteren sobre la oscuridad de esta institución. ¡A trabajar por las aves con ética y justicia entre nosotros mismos!